¡Escríbelo, Kisch!

Egon Erwin Kisch

22,95

SKU: 978-84-16461-22-6 Categoría:
ISBN

978-84-16461-22-6

Año de publicación

2018

Nº de páginas

336

Traducción de

Rosa Pilar Blanco

Descripción

Figura intelectual absolutamente esencial de la Europa de los años veinte y treinta del siglo pasado, Egon Erwin Kisch –conocido como el Reportero frenético– luchó como cabo y trabajó como cronista del Ejército austrohúngaro durante la Primera Guerra Mundial entre julio de 1914 (frente serbio) y marzo de 1915 (frente ruso), donde fue herido grave- mente. A lo largo de todos esos meses escribió en cuadernos y libretas, incluso en las trincheras bajo el fuego enemigo, un diario de guerra que consiguió burlar la dura censura militar.
«Cuando al cavar una defensa uno se encontraba con un topo aturdido, decía riendo: “¡Escríbelo, Kisch!”. Dos discutían medio en broma, medio en serio: «¡Como vuelvas a usar mi toalla, te voy a sacudir tal bofetada que te quitarán en el acto la cápsula de identificación!». Y para que esa advertencia quedara también registrada como es debido, al menos uno de los contendientes me decía: “¡Escríbelo, Kisch!”. Cuando había caído un camarada al que todos elogiaban, me decían: “Era un buen tipo. ¡Escríbelo, Kisch!”… Y al final “¡Escríbelo, Kisch!” se convirtió en una muletilla que se utilizaba incluso cuando yo no estaba cerca».
¡Escríbelo, Kisch! describe el día a día del soldado en la masacre de la Gran Guerra. Y Kisch lo hace de la mejor manera posible gracias a sus agudas observaciones, experiencias y reflexiones convirtiéndolo en una impresionante pieza de literatura.

Egon Erwin Kisch

Egon Erwin Kisch
(Praga, 1885-1948)

Nacido en el seno de una familia de comerciantes judíos, estudia periodismo en Berlín. Trabaja hasta 1913 como reportero para el Bohemia, el periódico más importante en lengua alemana de Praga. Combate durante la Primera Guerra Mundial donde es herido de gravedad. Forma parte del Consejo de Obreros y Soldados y en 1918 participa en la Revolución de Viena. En 1921 se traslada a Berlín, donde cofunda la Asociación de Escritores Proletario- revolucionarios. Realiza viajes a la Unión Soviética, Estados Unidos, China y Australia. En 1933, tras el incendio del Reichstag, es deportado a Praga. Ese mismo año se marcha a París, ciudad en la que vive hasta 1939 y desde la que pasa a España para integrarse en las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil. Tras el comienzo de la Segunda Guerra Mundial se traslada a Estados Unidos, pero al cabo de poco tiempo fija su residencia en México. En 1946 regresa a Praga, donde muere dos años más tarde.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “¡Escríbelo, Kisch!”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación

de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Inscríbete a nuestro boletín online y recibe una muestra gratuita de 'El elefante del visir'

Política de Privaciad

Tu suscripción se ha realizado con éxito.